Si bien los think tanks son actores cada vez más conocidos en la vida pública, la idea de centrarse en los think tanks como tema de investigación es bastante nueva. Los que ya han realizado investigaciones sobre think tanks han utilizado distintas metodologías, basándose en el desarrollo institucional, el análisis de los ciclos de políticas o las mediciones de la influencia de las políticas. En el verano (boreal) de 2012, tuve la oportunidad de viajar a Bangladesh para realizar investigaciones sobre think tanks. A continuación comparto mis reflexiones, como joven investigador, prestando especial atención a definir y describir la labor de los think tanks.

[Nota del editor: Ahmed K. Rashid es analista e investigador de desarrollo. Ha trabajo para la Iniciativa Think Tank y el Programa de Gobernanza y Justicia del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC)].

Mi investigación se centra en tres esferas: cómo los think tanks se esfuerzan para influir en la elaboración de políticas, cómo colaboran con los organismos donantes internacionales y cómo los medios masivos de comunicación perciben las actividades de divulgación de los think tanks. Tuve el privilegio de hablar con ejecutivos de think tanks así como con investigadores, encargados de prensa, funcionarios de organismos donantes y periodistas. Algunos de los think tanks con los que tuve la oportunidad de dialogar fueron el Centre for Policy Dialogue, BRAC Institute of Governance and Development, Bangladesh Institute of Development Studies, Bangladesh Institute of Security and Peace Studies y el Research Initiatives Bangladesh

¿Qué es un think tank? La respuesta varía

Aunque muchos utilizan el término think tank de manera habitual, descubrí que las personas lo definen de distintas maneras. Un think tank, ¿es una institución? ¿Un individuo? ¿Una ONG? ¿Una organización que por lo general es pequeña con unos pocos empleados? ¿Una organización de promoción y defensa? ¿Una organización respaldada por organismos donantes externos? Las ideas son numerosas y diversas. En el contexto de Bangladesh, me di cuenta que los think tanks están haciendo un trabajo excelente presentando lo que hacen (contenido) y lo que son (identidad).

Algunos elementos comunes de los think tanks con los que me he encontrado son: que son en general independientes, que conservan esferas temáticas de interés específicos, que realizan investigaciones que abordan cuestiones actuales en materia de políticas y dependen de fuentes externas para su financiación. También descubrí que los think tanks varían considerablemente en cuanto a la estructura de gobierno, la capacidad organizativa, los recursos y el compromiso de las partes interesadas.

Sobre la base de mis observaciones, creé mi propia definición de trabajo de think tanks:  "los think tanks por lo general son instituciones independientes, con un número relativamente reducido de empleados, que dependen de fondos externos (privados o públicos), centradas en realizar investigaciones sobre temas específicos mediante la aplicación de distintos medios que procuran la participación de diversas partes interesadas a fin de influenciar en la elaboración de políticas". Una definición un poco larga, pero que cubre de manera suficiente tanto la identidad como los aspectos de contenido. No obstante, a mi juicio, seguirán existiendo diferentes definiciones del término y deberían seguir existiendo para que la definición siga siendo bastante amplia, aunque adaptada al contexto específico. 

¿Con atención en las instituciones o en la materia?

Otro dilema clave con el que se encuentran los investigadores de los think tanks es la dicotomía entre un enfoque institucional y un enfoque más temático, con énfasis en la materia en cuestión. Como descubrí al iniciar mi investigación sobre los think tanks de Bangladesh, tuve que escoger entre estudiar los think tanks como instituciones (es decir, en función de la configuración organizacional de estas instituciones, las tareas que desempeñan, cómo evolucionan y cómo realizan y comunican sus investigaciones), o bien centrándome en las cuestiones específicas que los think tanks abordan, como la gobernanza o el cambio climático. Respecto a este último enfoque, debería haber tenido que examinar cómo las investigaciones sobre dichos temas habían sido llevadas a cabo por los think tanks y cómo la comunidad en general involucrada en estos ámbitos temáticos percibe dichas investigaciones. Estos dos enfoques pueden ser bastante definidos y singulares pero también pueden superponerse.

Adopté un enfoque intermedio, intercambiando y basándome tanto en el enfoque institucional como en el temático. Porque mi investigación era de carácter exploratorio, examiné de cerca a los think tanks a fin de profundizar en cómo operan cada uno de ellos. También me resultó interesante analizar cómo los think tanks en su conjunto han comenzado a formar parte de la sociedad civil en general, una cuestión pertinente en la realidad de Bangladesh. Mientras avanzaba en mi investigación, comencé a explorar ejemplos concretos de temas de investigación, así como de temas que examinan la colaboración de los think tanks con los donantes y otras partes interesadas. Al reflexionar sobre mi experiencia, veo lo valioso que es abordar algunas de estas cuestiones desde el principio, tal vez en la etapa de diseño de la investigación. Sin embargo, como es el caso de cualquier proyecto de investigación, mucho depende de los objetivos y las preferencias del investigador en particular y de cómo el investigador desea enfocar y responder a las preguntas de la investigación.

En busca del aporte de los think tanks

En el transcurso de mi trabajo sobre el terreno, observé que hay un afán creciente entre los responsables de formular políticas, los medios de comunicación y la población en general de escuchar a los think tanks y la comunidad investigadora sobre ciertos temas. Puedo dar dos explicaciones que respaldan mi opinión sobre el caso de Bangladesh.

En primer lugar, noté que, a medida que aumentan las interacciones y la importancia de los foros regionales y mundiales sobre cuestiones clave de desarrollo y comercio, los funcionarios gubernamentales están cada vez más interesados en conocer los aportes de los think tanks. Los responsables de formular políticas buscan datos y pruebas que sirvan para respaldar a sus posturas y enfoques en cuanto a las políticas se refieren. Esto no sugiere que los responsables de formular políticas no están interesados en las investigaciones de los think tanks sobre cuestiones políticas nacionales; sino más bien subraya que hay un interés más alto en las plataformas internacionales y, tal vez, una mayor disposición a escuchar a los expertos. Por ejemplo, durante mi estancia en Bangladesh, observé que en al menos una instancia, una delegación gubernamental ante el Foro Mundial de la Organización Mundial del Comercio estaba acompañada por ejecutivos del think tank Centre for Policy Dialogue.

En segundo lugar, descubrí que hay una fuerte representación de los think tanks en los medios de difusión tradicionales así como en otras plataformas de comunicación (p. ej., en los medios sociales). Sin duda, los think tanks han logrado capturar la atención de los medios con el trabajo en materia de políticas y con comunicaciones precisas fácilmente utilizables por los medios y que atraen a un amplio público lector. En Dhaka, asistí a la presentación de la encuesta para jóvenes del BRAC Institute of Governance and Development y noté una buena presencia de los medios y luego una amplia cobertura en los medios impresos y electrónicos.

A medida que aumenta la importancia de los think tanks para los responsables de formular políticas y los procesos de creación de políticas, también aumenta la importancia de la investigación de los think tanks. Por ello, si se está preguntando si vale la pena realizar investigaciones sobre los think tanks, mi respuesta es un rotundo "sí". Al menos, mi breve estancia respalda esta visión.    

Escríbame a ahmedkrashid@yahoo.com si desea obtener los textos completos de los artículos. También puede leer en este enlace el artículo ‘The dynamics of donor-think tank engagements in Bangladesh’ (La dinámica de la colaboración donantes-think tanks en Bangladesh).

Tags